Lo que comenzó como un sueño, un ideal, se ha hecho realidad, una casa de cincuenta metros cuadrados con luz, agua y drenajes que no dependen de ninguna empresa y que la convierten en la primera vivienda social inteligente en Guatemala.

Cotizar